• HOME
  • NOSOTROS
  • PROGRAMAS
  • BLOG
  • Carlos Cabezas: El brillo que tiene es lo humano que le queda

    Nuestro corresponsal de guerra en terreno musical, Manuel Toledo-Campos, fue al concierto de El Resplandor, presentado por el músico chileno Carlos Cabezas en Concepción. Revisa aquí lo que se vivió en un histórico concierto en el Teatro Regional del Biobío.

    Hace unos meses, en un ejercicio más de revisión que de nostalgia, Gepe revivió el único disco de Taller Dejao junto a Javier Cruz, un álbum que se siente como parte de un sonido chileno, pese a no destilar nexos evidentes con el pasado, o su presente. El nombre de ese disco rebota en las mentes cuando se ve el trabajo consciente, y a veces dado por sentado, de un artista como Carlos Cabezas. El Brillo Que Tiene Es Lo Humano Que Le Queda calza perfecto con la evolución de un músico y creador que jamás se ha caracterizado por lo sencillo o lo superficial, poniendo por delante el desafío más que la recompensa. Por ello, si hay un espacio donde esa humanidad (referenciada también en el último disco de Electrodomésticos, Ex La Humanidad) debe significar todo, es en la muestra de un disco solista, que al igual que lo de Taller Dejao, no busca generar nostalgias sonoras, sino que revisar una época, como parece hacer El Resplandor.

    El escenario elegido fue el Teatro Regional del Biobío en Concepción. Pese a los múltiples pedidos desde los santiaguinos de repetir la instancia en la capital, la ciudad tenía demasiada historia con ese disco en particular, y con esa época en la vida de un Carlos Cabezas que sentía que debía sonar a un tiempo y no sólo a sí mismo. En ese entonces, convocó a Koko Stambuk, Cristián Heyne y Gabriel Vigliensoni -el pop, el rock de vanguardia, y la electrónica-, para confundir a los distraídos con capas casi saturadas, poderosas e icónicas.

    Si en 1997 este álbum parecía un hijo de su tiempo, en 2018 estas canciones son lecturas valiosas de una época completa. Hace 21 años se podía observar la valentía de Cabezas de evitar repetirse a sí mismo, y usar las guitarras como refugio y pilares de las edificaciones que pretendía armar. En la noche del 1 de diciembre de 2018, en cambio, más allá de los instrumentos, son las composiciones las que flotan y se mantienen en pie.

    A las 20:50 hrs., frente a unas 650 personas, se sucedió El Resplandor completo, en sus diez canciones. De principio a fin tuvo un nervio especial, que también se notó en Casa de Salud, la noche anterior, en una especie de show de calentamiento para probar la banda frente a un público. Ese nervio quizás hacía que la forma de interactuar de Carlos Cabezas con el resto de los músicos no fuera tan fluida, pero al mismo tiempo permitía la sorpresa. Los trazos de genialidad de Paolo Murillo (Julia Smith) en la guitarra le sacaban sonrisas genuinas a Cabezas, y también al otro guitarrista, Mauricio Melo (Santos Dumont, Emociones Clandestinas, Los Brando), quien dominaba en especial los tintes acústicos necesarios en medio de la abrasividad de canciones así de cáusticas.

    No es fácil volver a encontrarse con un disco, menos aún en una instancia así. El álbum está secuestrado por EMI, o sea que no se encuentra disponible en ningún formato físico ni en plataformas digitales, así que el espectáculo no sólo era la celebración de los 21 años, sino también una inigualable oportunidad de volver a grabar, esta vez tratando de recoger el sonido de otra época. Edita Rojas (Electrodomésticos, Índigo, Fuma y Baila), Gonzalo López (Los Bunkers, López, Kolumbia), y Nicolás Quinteros (Delta) completan la banda que muestra otro panorama, otra época. Quizás hoy los estilos están más mezclados, sin esas etiquetas que en algún momento traicionaron tanto a la música chilena. Edita sigue impecable como la gran partner de Cabezas, esa que comprende cuándo la canción necesita variar en los pulsos, los ritmos, en la energía, entregando una plataforma segura.

    El brillo de Carlos Cabezas también es literal cuando luego de Endoncia entregó unas palabras para agradecer a la gente, y el trabajo detrás de revivir un disco, y con ello un tiempo. Los ojos de Carlos brillan, más que el metal del clavijero o que la luz adecuada para la transmisión televisiva. No se trata de una lágrima para agradecer a la gente, sino porque, como ha sido majadero el autor en las entrevistas previas (como la que tuvimos en Revolver días antes de este show), traer de vuelta El Resplandor era también volver a pensar en cómo eran las cosas 21 años atrás. Existía Konstantinopla, ese estudio donde Cabezas ayudó a surgir a bandas desde Los Bunkers hasta Sien, desde el debut de Tiro de Gracia hasta la intensidad de Shogún. Existía también el mundo de los sellos multinacionales, que impulsaban locuras como El Futuro Se Fue de Jorge González (1994, con colaboración de Cabezas) o el propio Resplandor.

    Son 10 canciones, pero con Alegarikous da la impresión de que siempre fuera algo más, en un cierre espectral del set basal, dando paso a un intermedio muy breve. La bandera mapuche, en escala de grises, irrumpió en las pantallas, -siempre bien usadas, siempre crudas-, mientras un coro grabado de niñas y niños canta Arauco Tiene Una Pena. Las palabras esbozadas hace décadas por Violeta Parra golpean más duro que nunca en las postrimerías del asesinato de Camilo Catrillanca, y poco a poco la banda vuelve al escenario, para dejar la postal de la triada de Melo, López y Cabezas en un micrófono, casi al aire, cantando esta canción con la bandera de luto de fondo.

    “Hoy son los propios chilenos / los que les quitan su pan”. Levántate. Y sí, la celebración de un disco que aparenta ser catarsis personal termina siendo catarsis colectiva, porque son tiempos de colaboración. He ahí el detalle más transgresor de Carlos Cabezas. No se trata del arte, ni de la obra en particular, ni de tiempos ni de nada tangible. Lo que trasciende de la labor de este artista es el impulso a la colaboración, a no bastarse a sí mismo. En vez de apostar por un afán individualista, Cabezas enriquece lo que tiene mediante la generación de relaciones virtuosas, y él también se pone a disposición de la creación de las mismas. Quizás eso lo quebró en medio del show. No es revivir algo, sino que sentir cómo su filosofía de trabajo, creyendo siempre en el potencial de la música chilena y con pleno orgullo en ésta, da frutos tan prístinos en su cosecha.

    Pez, Maldita y Has Sabido Sufrir fueron parte de una triada llena de oscuridad y candor desde el cancionero de Electrodomésticos, en tanto que Al Saber de Ti tiene esos aires melódicos que demostraban allá en el 2001 que Cabezas estaba listo para crear canciones dentro de las convenciones pop, esas mismas que tan esquivas parecen, pero que golpean más duro con el correr del tiempo. El Viaje, ese tema creado para la película Negocio Redondo permitía unirse a la fiesta a Francisco Molina, para formar un dúo de baterías inigualable, que sólo quedaría más adecuado en el cierre de la jornada, con un tema local decía Cabezas: Bolsa de Mareo de Los Tres, tema que sí cumple 20 años al igual que todo ese disco y que con una oscuridad marcada cerraba un show hermético, de esos que cuesta venderle al oyente casual, pero que demuestran la completa humanidad que brota de los poros de un Carlos Cabezas que lleva décadas entendiendo la música chilena mejor que nadie. Mientras muchos buscan anclas para no perder el terreno ganado con el pasado, Cabezas brilla dándole tiempo a cada cosa, colaborando mucho, y persiguiendo la humildad necesaria. Son espectáculos como este los que hacen creerle a Cabezas cuando dice que el nivel de la música en Chile es diferente al resto del continente, y ojalá esa idea también nos retumbe en las neuronas, para sacar lo mejor de ti, de mi, y de todos nosotros.

    Setlist:

    Bailando en Silencio

    El Resplandor

    Lo Mejor de Ti

    Monopolygamia

    Newfastcar

    Un Cirujano Turco

    Endoncia

    Kor-o-wok

    Eso Tiembla (Ayer)

    Alegarikous

    Arauco Tiene Una Pena (original de Violeta Parra)

    Pez (original de Electrodomésticos)

    Maldita (original de Electrodomésticos)

    Has Sabido Sufrir (original de Electrodomésticos)

    Al Saber de Ti

    El Viaje

    Bolsa de Mareo (original de Los Tres)

    Fotos por Alejandra Fuenzalida

    Comentarios