• HOME
  • NOSOTROS
  • PROGRAMAS
  • BLOG
  • Natalia Lafourcade, un subidón de amor

    Revelaciones en torno al amor a raíz de un concierto en Teatro Coliseo. Sí, así de técnico, así de etéreo.

    A ver, vamos a tratar de definir cierto pulso en Natalia Lafourcade. Y ese pulso tiene que ver con algo que zapatea sutil en sus canciones, en la exploración de su voz, en la adolescencia de ciertas letras o en la madurez de sus últimos desamores. Digo, canciones.

    Ese viernes con el que calzó el primer día de septiembre, en el Teatro Coliseo, la mexicana llegaba a Chile a cantar 'Musas'. El disco es un homenaje al folclor y las raíces latinoamericanas y, sumado a sus músicos habituales, se puso en manos de Los Macorinos (Juan Carlos Allende y Miguel Peña), los que hilaban sonidos para una tal Chavela Vargas.

    Quienes escucharon 'Hasta la Raíz', ese disco hermoso para sorbetear con sentido las penas del amor, sabían que este no era un capricho antojadizo. Era la nota a seguir para acompañar el pulso de estar cartografía del amor que Natalia Lafourcade está construyendo.

    Que vuelva siempre @natalialafourcade, a llenarnos de amor el corazound.

    A post shared by Súbela Radio (@subelaradio) on

    Pero Los Macorinos son señores viejitos, como la cantante dijo, y ya no quieren vivir entre vuelos y aviones. Y las cuerdas, para qué decir. Se quedan en espacios íntimos, como la casa donde se grabó el disco, refugio de los primeros arreglos que sacaban lágrimas antes de soltar las primeras tres notas.

    En su lugar, y en un muy buen lugar, está la trompeta de Alfredo Pino, para girar la perilla de la textura según la canción lo amerite. Porque si uno se planta en las raíces, no es más que para crecer. Y el pasar por las letras de las canciones empieza a coordinarse con tu-tum, tu-tum, tu-tum, sonidito de nuestro propio corazón, que alguno vez fue 'Lo Prohibido', para ese al que 'Nunca es Suficiente', al que declara que 'Amarte Duele', que rabea un 'Qué he sacado con quererte' y el que reconoce cuando 'Tú sí sabes quererme'. La trompeta aplica aquí, para bailarte las penas o para susurrarte el ritmo de las lágrimas.

    Se necesita volver a esas canciones que siempre han estado presentes. Que desechamos, tal vez, en una primera escucha adolescente, cuando el ritmo no nos acomodaba. Pero ¿recuerdan el pulso? Ese no perdona. Y cuando Natalia Lafourcade sale a cantar 'Tonada de Luna Llena', sin el cariñoso acompañamiento de Gustavo Guerrero, y escucha a toda una audiencia hacerle el coro por entero en la letra, sabemos que estamos vibrando sobre la misma nota.

    Fue así como una noche fría de Santiago, la coherencia parecía brillar en el pentagrama de 'Musas', ese disco que, donde quiera que estemos, nos recuerda el poder sanador de volver a casa. De que cuando se sabe usar el cuerpo entero para amar, no hay vuelta atrás. Natalia Lafourcade crea un canto para existir (como explícitamente nos los dice en 'Un derecho de nacimiento'). Y actualiza sus letras al andar, con el registro vocal de un concierto para ser apelado desde la coreografía a la que somete sus cuerdas vocales.

    Aquí no se necesita el pastilleo febril de la medicina. Aquí se canta con las amigas, en la esquina del parlante, en la soledad de un mal amor. Nuestra historia tiene canciones y Natalia Lafourcade descubrió el pulso que las habita. Esa, parece ser la mejor de las medicinas. Porque, en este concierto, se trató de mapear cómo te pueden romper el corazón. Pero quedó clarito, que hay formas de que no te pase de nuevo.

    SETLIST

    Vámonos, negrito

    Hasta la raíz

    Lo que construímos

    Tú me acostumbraste

    Soledad y el mar

    Qué he sacado con quererte

    Ya no te puedo querer

    Nunca es suficiente

    Palomas blancas

    Amor de mis amores

    Mujer divina

    Amarte duele

    Casa

    En el 2000

    Un derecho de nacimiento

    Mi lugar favorito

    Limosna

    Ella es bonita

    Tonada de luna llena (dos veces :)

    Mexicana hermosa

    Para qué sufrir

    Soy lo prohibido

    Mi tierra veracruzana

    Te vi pasar

    Tú sí sabes quererme

    Comentarios