• HOME
  • NOSOTROS
  • PROGRAMAS
  • BLOG
  • Greta Van Fleet en el Caupolicán: Las lecciones muy bien aprendidas

    ¿Es momento de volverse locos? Es la pregunta que se hace Pato Pérez de #Revólver en un sideshow que mucho tiene que decir sobre lecciones de rock.

    No hay grandes luces en esta noche en el Caupolicán. Tampoco un led gigantesco capaz de dejar ciego a cualquier animal. No hay espectacularidad porque la parafernalia está en ellos, los cuatro chicos que con ropas glamorosas se posicionan muy juntos en el escenario, rodeado de potentes amplificadores.

    Quizás nos mal acostumbramos a las grandes puestas de escenas de la generación post Zoo TV de U2. Más allá de las comparaciones (que tienen mucho sentido), y aunque son una banda que aún mantiene algo de timidez en directo, saben enfrentarse al público con el entusiasmo que se extravió en parte con el rockeros indie (salvo algunas excepciones, como The Hives).

    Josh Kiszka es un frontman con una energía descomunal, que sabe potenciar cada rima con pequeños gestos, de esos que sólo saben los que llenan estadios. Sus compañeros le van a la saga, y aunque no son tan inquietos, están con sus sentidos despiertos y no parecen caerse al momento de hacer sus respectivos solos.

    Los estadounidenses arremetieron de lleno con dos de sus canciones más notables, "Highway tune" y "Edge of Darkness", suficientes para llevarse al bolsillo a los (casi) huérfanos del rock que hicieron agotar este show que sirve de anticipo para su paso por el Lollapalooza. Con un repertorio bastante breve (11 canciones), y con pocas escalas en su disco más reciente (el EP From de Fires de fines del año pasado). Los de Michigan demostraron que se aprendieron muy bien las lecciones del rock, con todos los trucos presentes en decenas de películas y DVDs, extiendo cada pieza con extensos solos y manejando los tiempos a su antojo.

    ¿Es momento de volverse locos? Hay que mantener la calma, pero si logran sortear con éxito su evolución pueden ser una buena suma a la lista de descendientes del rock de los últimos años, como The White Stripes, Kings of Leon y The Black Keys.

    Comentarios