• HOME
  • NOSOTROS
  • PROGRAMAS
  • BLOG
  • #RetratosLolla2019: Years and Years

    Con una exposición a nivel mundial gracias a su reinado en el mundo del streaming, la banda ha logrado mezclar su música junto con la visibilidad de los derechos LGBTQI+, generando un activismo único. Years and Years llega por primera vez a Chile para presentarse en el festival, además de realizar un sideshow este primero de abril y en #RetratosLollaCL te contamos más de su estilo e historia musical que no deja de hacernos bailar.

    Parte importante de las distinciones de quienes han estudiado la opresión a los sujetos en las sociedades contemporáneas, con Michel Foucault y otros dándole especial importancia, es el cuerpo. Es en la parte material del ser donde se plantea un terreno de disputas y aprehensiones que ha movilizado, tangencial o completamente, a múltiples movimientos a lo largo del último siglo, sea el feminismo, las comunidades LGBTIQ+, o también a nivel racial.

    Es también esa represión y control ajeno el que moviliza parte importante de la obra de Years & Years, incluso desde su primer sencillo, King (2015), que aborda las sensaciones de observarse como alguien controlado por otro, sea en un contexto mayor, o incluso en materia de pareja. Para poder enfrentar aquello es que el conjunto conformado por Olly Alexander, Mikey Goldsworthy y Emre Türkmen se escudó en el sentido de unidad en su álbum debut Communion (2015), que pese a que no reinventaba ninguna rueda, sí apelaba a una identidad y la defensa de ella como parte de una resistencia, que tenía su muestra mayor en un cuerpo bailando, sin ataduras, sin dominios ajenos. Ahí ya podía decantar una revolución.

    El disco fue un éxito, algo ayudado por lo conocido que era Olly previo a la irrupción de la banda, pero sin duda que es con la música que se volvió una figura mayor para causas como los derechos de la comunidad LGBTIQ+ y más, utilizando su propia experiencia para concientizar gente. En estas intervenciones es que también Olly podía entender mucho más la influencia de las instituciones en la gente. No era sólo la sensación de una persona, sino que de un grupo entero, y así fue que, a través del hedonismo y la exaltación de los simbolismos que vendría el siguiente paso de Y&Y.

    Palo Santo (2018) era la evolución de esa comunidad a la que se intentaba referir como espacio de revolución en el primer disco. Ahora, el desafío no era por el cuerpo particular, sino por la interacción y generación de sentido para la totalidad. Alexander diría que la influencia era cómo se podían establecer paralelos efectivos entre los sentidos de pertenencia a una religión y a un club gay para ir a bailar. El sentido de solemnidad y de entrega se asimilan, claro, con fines mucho más nobles, y precisamente para que el cuerpo deje de ser lugar de disputa y pase a ser lugar de disfrute.

    Es esta invitación al hedonismo y la liberación, con un sonido pop con sintetizadores en el centro de la interpretación, la que hace Years & Years para el sábado 30 de marzo en el Parque O’Higgins en Lollapalooza Chile 2019, y también un par de días más tarde, el lunes 1 de abril, en el Teatro Teletón, en dos instancias muy diferentes de un show que busca revolucionar los sentidos y, al menos por poco más de una hora, convertir la pista de baile en las calles que las sociedades han de pisar para avanzar más y mejor. Por mientras, a seguir bailando.

    Escucha nuestro especial #RetratosLollaCL sobre Years and Years, presentado por Banco de Chile y no te pierdas su debut en nuestro país el próximo 30 de marzo en Parque O’Higgins a las 18:30 en el Banco de Chile Stage y su sideshow este 1 de abril.

    Comentarios